Inicia tu Divorcio! Estudio Jurídico Especialista

Divorcio en Argentina

La mayoría de los divorcios se concretan últimamente en Argentina en forma rápida y por común acuerdo, lo cual contrasta con el alto grado de conflicto que se da en las causas que involucran a los hijos, como los regímenes de visita y la cuota de alimentos.
Diversos especialistas en asuntos de familia coincidieron en que se ha detectado un leve crecimiento en los trámites de divorcio, mientras el aumento es mucho mayor en el caso de demandas relacionadas con los hijos. Estas demandas judiciales por los niños enfrentan muchas veces a integrantes de parejas que estaban unidas de hecho, es decir sin la formalización ante la ley, una tendencia en aumento.

El juez de familia admitió que no hay estadísticas precisas de los últimos meses, aunque sí cree que existe una tendencia al ascenso en los casos de divorcio. “En 2001 hubo aproximadamente 7 mil causas; del 2002 no tengo todavía las estadísticas, pero es probable que haya aumentado un poco, aunque no en forma significativa”, dijo.
No obstante, reveló que “los divorcios contradictorios hoy son minoría pero tienen una virulencia mucho mayor que antes”. “Las dos situaciones -continuó- que generan mayor problemática en estos casos son la infidelidad y la violencia. La violencia familiar hoy es uno de los problemas más graves con que nos encontramos para encarar un divorcio”.

Aon, especializado en Familia y uno de los primeros ocho jueces que se designaron en 1989 cuando se crearon los nuevos juzgados de Familia, destacó que en las causas sobre regímenes de visita y alimentos “hay una mayor complejidad y aparecen casos muy peleados”.

Con respecto a las causas de los divorcios, los juzgados no llevan prácticamente este registro porque las parejas llegan de común acuerdo y lo único que se requiere es que estén separados de hecho tres años antes de presentarse ante el juez, y sin voluntad de unirse nuevamente.

Los especialistas coinciden, en general, en que las causas de las separaciones están muy vinculadas a un deterioro de las condiciones económicas, que en todo caso potencian otros problemas más individuales.

“El aumento de la pobreza y el descenso de la calidad de vida generaron un aumento de dificultades de la familia y derivaron en diversas situaciones como el divorcio, la violencia o la desatención de los hijos”, señaló Aon.

Por su parte, Sandra Casal, abogada especializada en Familia, expresó que “en general se hacen presentaciones conjuntas, donde ninguno presenta causas, y se da el divorcio automáticamente” y de mutuo acuerdo. “Los casos de infidelidad -continuó- son mínimos y casi no llegan al estrado judicial, lo que no implica que no haya infidelidad pero no aparece como causa”.

Casal hizo hincapié también en que “el desgaste que se produce actualmente en las parejas es más profundo que lo que ocasiona la infidelidad, es el tema de la falta de trabajo, de los problemas económicos, de la pérdida de proyectos y de la autoestima”.

En tanto, el aumento de los divorcios por común acuerdo, que se viene produciendo en estos últimos años, trae otras consecuencias, según el psiquiatra Pedro Herscovici. “La rapidez del trámite legal contrasta con el tiempo que requiere el divorcio psicológico”, destacó. Esta tendencia al divorcio rápido “no tiene en cuenta que después aparecen problemas”. “En el mejor de los casos, el divorcio psicológico tarda de uno a dos años y en ese tiempo la posibilidad de complicaciones es grande”, dijo el especialista.

Abocado a la problemática de Familia, Herscovici sostuvo que si bien el acuerdo “es un intento de evitar una pelea, lo que se está perdiendo es la posibilidad de ordenar y negociar todo lo referido a la reorganización posdivorcio”. “Las cuestiones específicas -añadió- que tienen que ver con tenencias, visitas, separación de bienes, alimentos, no se están tratando adecuadamente”, lo cual marca esa mayor conflictividad que adquirieron las causas vinculadas con los hijos. (Telam/AR)

¿Cómo se desencadena la crisis? ¿Quién plantea la separación?

Aunque cada divorcio es particular, ciertas circunstancias “se repiten llamativamente” en estos procesos, que en mayor medida son iniciados por las mujeres, de acuerdo con la opinión de Ricardo Videla, docente de Derecho de Familia y abogado dedicado a estas cuestiones.

El especialista describió una de las situaciones más comunes que, según su experiencia, culminan con el divorcio. Dijo que primero aparece la queja de la mujer por falta de comunicación (”queja específicamente femenina”, afirma), quien reclama atención y manifiesta un malestar en la relación. Luego están las promesas de cambio, las justificaciones y los intentos para recomponer la armonía, pero finalmente todo sigue igual, añadió. “He escuchado cientos de veces historias donde aparecen estas cuestiones”, dijo Videla, quien añadió que muchas veces, tras un recorrido de reclamos e intentos, la mujer “llega a la conclusión de que no puede seguir así y decide separarse o divorciarse”.

Para el experto, los hombres tienen una tendencia a “cuidar menos” su vida sentimental y afectiva. “Incluso, pienso que somos más negadores”, remarcó. “Cuando el divorcio lo plantea la mujer debido a que siente que algo se ha roto y que ya la relación no es posible, el hombre no entiende y se siente traicionado”, consideró el abogado. Añadió que “cuando lo plantea el hombre y luego la esposa se entera de que existe otra mujer -aunque esa no sea la verdadera causa de la separación- la cónyuge es quien se siente muy traicionada”.

Asimismo, advirtió que “una de las razones por las cuales es mucho más frecuente que sea la mujer quien plantea el divorcio, tiene que ver con quién se queda y quién se va del hogar y de la relación cotidiana con los hijos”.

En este sentido, expresó que cuando la mujer decide separarse, da por supuesto que es ella quien debe quedarse. “Entonces la resistencia del marido a la separación no tiene que ver sólo con mantener la relación con la cónyuge, sino también con tener que dejar ‘el nido’, el hogar, su lugar, con todo lo que ello significa”, expresó. En medio de esta situación, el resentimiento, la bronca o el dolor son sentimientos que atraviesan en general una decisión tan fuerte como el divorcio. (Telam)

Los esfuerzos de la Justicia para no estigmatizar la ruptura matrimonial

En la figura de la separación o el divorcio se busca acompañar a los involucrados en un proceso que signifique “una solución a su problema y no un estigma o una sanción”, destacó el juez de Familia Lucas Aon.

El especialista señaló que, más allá de que no se busque la separación, ya que nadie se casa para terminar en una situación tan dolorosa, la creación de los tribunales especiales de familia y la ley 23315 llevaron a mucha gente a ir al encuentro del “divorcio remedio”.
Añadió que el objetivo de la justicia, frente a la consumación de los hechos, es el de colaborar con la familia para “mantener vivos y vigentes los lazos familiares que siguen existiendo más allá de la separación”.

Antes, “el modo de divorciarse era mayoritariamente el contradictorio, había que establecer alguna de las causales que preveía el código”, dijo Aon. Se buscaba al cónyuge causante de esa separación y el resultado era “una sanción legal por incumplimiento de los deberes del matrimonio; no existía el divorcio como remedio”, dijo Aon.

Explicó que esta modalidad, en donde se incorporaron otras disciplinas como la asistencia social y la psicología, “permitieron a los juzgados de familia tener una óptica más amplia de la familia, de las crisis familiares y de las respuestas ante esas crisis”.

“Esto cambió sustancialmente la historia del divorcio actual del de hace 30 años”, enfatizó. Para Graciela Ignacio, abogada especializada en Familia y docente de la UBA y de la UADE, los juzgados tratan de hacer esfuerzos, se especializaron y están formados en interdisciplina.

“Hay que entender que el divorcio es un juicio y al mismo tiempo un tema que tiene que ver con el derecho en la vida misma y está muy interrelacionado con las emociones”, dijo.

Remarcó que un elemento que complica el acuerdo aparece cuando se “pone la emoción en un inmueble”, en alusión al hogar conyugal. En general ese bien “se construyó pensando en un ideal de familia y dividirlo significa que se le vaya ese sueño”, expresó. “Si como abogado no estás preparado, no comprendés y no podés ayudar” en estos casos, puntualizó.

“El abogado de familia -precisó- se convierte en amigo, abogado y psicólogo y tenés que poder derivar y dar asesoramiento integral, marcar que esa persona merece un buen divorcio, que hay un futuro y que la angustia puede metabolizarse”.

A su vez, el psiquiatra Pedro Herscovici señaló que desde la justicia se avanzó en “estar más pendiente en escuchar y proteger a los menores involucrados”.

No obstante, marcó que falta capacitación en esta temática, al expresar que tanto abogados, defensores de menores y jueces “no están adecuadamente formados para evaluar y entrevistar a estos niños y adolescentes”.

Las dimensiones del problema en números

En los Estados Unidos, uno de cada dos matrimonios se divorcian. En Inglaterra y Francia, uno de cada tres. Ejemplos que son significativos de cómo el divorcio avanza en los países desarrollados. Más del 40% de los niños de estos países, vivirán con sus padres durante su primera etapa de la niñez y -luego de un divorcio- con uno de sus padres y su nueva pareja, en la segunda etapa de su vida.

OTROS NUMEROS

En nuestra época los índices de separación y divorcio son cada vez más elevados. Entre un 40 y 50% de los matrimonios iniciados terminan en divorcio. Casi 4 de cada 10 niños nacidos entre 1980 y 1990 pasaron o pasarán parte de su niñez en una familia con un solo padre. En Argentina, de cada 100 parejas que se han casado, 5 viven bien integradas, 25 se separan, 70 viven con conflictos. Generalmente las parejas que se divorcian tienen historias de divorcio en sus familias. Es más frecuente en matrimonios que se han casado jóvenes o que provienen de distintos niveles socioeconómicos

Fuente:
Dr. Ricardo Videla, docente de Derecho de Familia
Lucas Aon Juez a cargo del Juzgado Nacional de Iª Instancia en lo Civil de Familia N°25,

Divorcio online


 

Estudio Jurídico Especialista en Divorcios - Dra. García Quirno
San Martín 522 1ro "3" Capital Federal - Tel./Fax: 011 4326.5878 - Cel.: 156202-5984